Connect with us

Psicología

La Bioneuroemoción

Publicado

el

{xtypo_rounded2}

{xtypo_dropcap}L{/xtypo_dropcap}a bioneuroemoción (también conocida como biodescodificación) es una corriente pseudocientífica (es decir, sin estudios o investigaciones científicas que avalen sus teorías) que afirma que cualquier enfermedad, sea del tipo que sea, es consecuencia directa de un conflicto psicológico no resuelto o de una experiencia traumática no gestionada adecuadamente. Por tanto, para curar la enfermedad, habría primero que encontrar o descubrir ese conflicto o trauma y luego intentar resolverlo. Su máximo exponente en España es Enric Corbera, un charlatán y estafador que se está haciendo millonario gracias a la difusión de esta corriente.

{loadmoduleid 257}

Las ideas de Enric Corbera están claramente influenciadas por las del médico alemán Ryke Geerd Hamer, fundador de la denominada “Nueva Medicina Germánica”. Este controvertido médico fue privado de su licencia para poder ejercer la medicina a finales de los años ochenta y llegó a estar en prisión por poner seriamente en peligro la salud de sus pacientes. En aquella época, Hamer, al igual que hace hoy día Corbera, defendía que cualquier enfermedad, por muy grave que fuese, podía ser curada sin tratamiento farmacológico, simplemente resolviendo el conflicto psicológico o trauma que lo desencadenó. Muchos pacientes de cáncer llegaron a dejar sus tratamientos con quimioterapia para seguir las terapias de Hamer, falleciendo al cabo de pocos meses. Resulta sorprendente que Corbera no haya sido ya encarcelado como ocurrió en su día con su antecesor alemán.

Como psicólogo no tengo ningún reparo en aceptar que nuestro estado emocional afecta a nuestro sistema inmune (las defensas de nuestro cuerpo). Cuando estamos tristes, deprimidos, ansiosos o estresados tenemos más predisposición a enfermarnos, a coger infecciones de todo tipo. Igualmente, también ocurre que la ansiedad pueda manifestarse en síntomas físicos como taquicardias, problemas respiratorios, náuseas o vómitos, fenómeno que desde la psicología se conoce como “somatización”. Esto es algo que los psicólogos saben desde hace tiempo, hay investigaciones científicas que han puesto este hecho de manifiesto, pero que nuestro estado anímico afecte a nuestra salud física es una cosa y otra bien distinta es afirmar que cualquier enfermedad, sea la que sea, es causada por un problema psicológico. Además, los defensores de la bioneuroemoción llegan a rizar el rizo y si en la terapia con sus pacientes no se encuentran con ningún conflicto psicológico o experiencia traumática a la que atribuir la enfermedad o dolencia de la persona, se sacan de la manga un “conflicto transgeneracional” y hablan de conflictos de los antepasados que se transmiten a sus descendientes. De este modo, puedes heredar un conflicto psicológico que no resolvió en su momento tu padre y que te ha hecho enfermar. Si no se detecta ningún conflicto en tus padres, se sigue retrocediendo en el tiempo y no hay problema en recurrir a los conflictos heredados de los abuelos, bisabuelos, etc. Se llegan a afirmar cosas tan inverosímiles como “Tienes un cáncer de útero debido a que tu abuela no superó las infidelidades de tu abuelo y aquello dañó el concepto de feminidad de tu abuela, que se sintió menos mujer por ello y ese conflicto se ha manifestado en ti enfermando tu símbolo de la feminidad, es decir, tu útero”. Un completo sinsentido esotérico, pero, lamentablemente, Corbera y los estafadores que usan su metodología se aprovechan de la desesperación de muchos pacientes con enfermedades para los que la medicina tradicional no ha encontrado remedio y venden, sin ningún tipo de escrúpulos, humo y falsas esperanzas.

Ya he criticado en algún artículo anterior el fenómeno “coach”, supuestos terapeutas que no han estudiado la carrera de psicología y que no cuentan con formación científica suficiente (y que realmente están haciendo una forma de intrusismo profesional), pues bien, la bioneuroemoción ha calado hondo en este grupo. Es más que probable que un coach preste una atención deficiente a sus usuarios, pero si además su metodología de trabajo se basa en la bioneuroemoción, esta atención podría llegar a ser peligrosa. La bioneuroemoción, a pesar de lo elaborado y de lo “pomposo” que suena su nombre, no cuenta con ningún tipo de evidencia empírica, es decir, no hay estudios ni experimentos donde se hayan obtenido pruebas de su validez, por lo que si acudes a un coach y te habla de ella, huye rápidamente de allí.

{/xtypo_rounded2}

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí