Connect with us

Espiritualidad

Los ángeles de la Navidad

Publicado

el

NoraDiciembre2017 1

Todas las épocas del año son ideales para que nuestros amigos los ángeles nos ayuden en todo lo que necesitamos, pero también tenemos a aquellos dedicados a la festividad de la Navidad. El ángel que nos rige en diciembre se llama Hanael, y rige la pasión, el amor, el romanticismo… Hanael es puro y decidido, se mueve muy deprisa, y todo lo que se le pide llega rápido; él te enseña que para aprender y progresar, aunque primero debes saber amarte a ti mismo a y quererte bien para luego poder amar a los demás. Este ángel ayuda a aceptarte, con tus defectos y virtudes, pues para Dios somos perfectos. Nos ofrece conocimiento e intuición, aporta placer y alegría a nuestra vida con tanto amor y pasión que parece que viviésemos eternamente enamorados, de la vida o de cualquier persona, circunstancia o incluso trabajo. Todo lo que Hanael toca, lo hace con sus alas del amor, un amor único y especial también llamado ‘flechazo’. Una vez que este gran príncipe del amor llega a tu vida, ya nada será igual. En cualquier momento puede hacer que vivas una experiencia maravillosa. Si es una persona, te la cruzarás de pronto en tu vida, te enamorarás y caerás rendido o rendida a sus pies. Ya nada será igual si el príncipe del amor toca tu corazón. Los consejos de este ángel son muchos, y él te enseña a que tu vida sea un gozo de felicidad, pues todos los momentos son únicos y se viven una vez. Te aconseja siempre perdonar tu pasado para que tu futuro sea alegre, y siempre te va a ofrecer una energía mediante la cual mirarás por ti, por tu bienestar. También hará que cuides por tu salud, física y psicológicamente, y te aporta relajación espiritual, pues el amor fluye por todos lados; es como vivir eternamente en una bola de felicidad. Pídele a este gran príncipe angelical que te ayude a sentirte fuerte y seguro, a confiar en el proceso de la vida, fluye con él en amor y armonía, envuélvete en positividad y viajad juntos con sus alas mágicas. Pide que te conceda energía, pasión vitalidad y que los canales de la divinidad lleguen a tu vida. Ábrete a un futuro brillante y nuevo, pues terminamos el año, y empezamos uno próximo. También puedes pedirles a los ángeles curativos, que trabajan junto a San Rafael, para que todo esté perfecto en tu salud, que te orienten a hacer los cambios oportunos para ti. San Rafael te aportará esa energía extra que necesitas en el día a día. Además, en los negocios, si tienes empresa, te aportará brillo y luz para que todo funcione correctamente. Igualmente te ayudará a caminar, pues le encanta, y para sanarte siempre te indicará la naturaleza, playa o montaña. San Rafael es un sanador moderno al que le encanta que andes, que te muevas, que seas brillo para ti y los demás. También te aconsejo que des gracias al universo, y pienses todo lo que la vida te está regalando, por mínimo que sea, pues ya el respirar es un privilegio. Permanece en paz contigo mismo y sana tu corazón. Los cambios siempre abren puertas nuevas y oportunidades que nos toca vivir para nuestros crecimientos espirituales, así que no les tengas miedo.

NoraDiciembre2017 1
El arcángel San Miguel te protegerá con su espada, cortando todo lo malo que desean para ti y te dará fuerza y justicia. Además, nunca dejará de batallar para que siempre estés en luz, por muy negra que vengan las nubes. Así que espero que siempre cuentes con tus amigos angélicos y que este año que va terminando dé paso a otro en el que llegue todo lo mejor que el universo tenga para ti. Feliz Navidad de tu amiga Nora, ‘médium espiritual’.

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí