Connect with us

Turismo

Bienvenidos a VÉLEZ-MÁLAGA XXV

Publicado

el

Fotografía: J. Torreblanca

Cientos de visitantes acuden todas las semanas a contemplar la imagen de la Santísima Virgen de los Remedios Coronada, atraídos también por la particularidad de la decoración interior del templo. Es una obra singular, llena de color y totalmente diferente a la idea decorativa de una iglesia barroca. El contraste de la blancura y de la sencillez del exterior cambia con la explosión de color del paisaje de estos frescos en su interior. Personalmente tengo la suerte de ver las caras de muchos de esos visitantes que cada día suben a la ermita o llegan en grupos turísticos concertados. Les enseño desde los miradores las vistas panorámicas haciendo una pequeña introducción, y luego me acompañan para visitar el interior. Entran a través del atrio lateral y la expresión de admiración de la cara es muy difícil de describir. Quieren inmortalizar con teléfonos y cámaras lo que sus ojos están viendo. Y desde la oscuridad, la tiniebla, siguen el camino hasta el altar mayor, donde la imagen divina de la Santísima Virgen de los Remedios Coronada lo ilumina todo, incluyendo ese decorado de frescos de manera excepcional. ¿Y qué ven? A personas vareando el olivo, el olivo verdial de Vélez-Málaga, que su aceituna es de menor tamaño, pero da mejor calidad en su aceite; ven a silleros; fragüeros; señoras recogiendo flores; a una señora invidente con su bastón, su perro lazarillo y sus cupones en la solapa, con la “mirada” dirigida hacia la imagen de Santa Lucía; ven a una señora sentada en la puerta del atrio, la ermitaña; personas recogiendo las uvas para la elaboración de nuestros vinos o nuestras pasas; herrando a los bueyes; al hojalatero Alamino, “gran ingeniero” que igual que se hace un “jarrillo lata” o un avión; al cabrero ordeñando a la cabra veleña; las yuntas de toros de Vélez-Málaga arrastrando el carro cargado de cañas después de la monda; el pico de la Maroma nevado que enmarca la imagen de un calvario con la imagen del señor crucificado que tanda devoción siempre ha despertado entre los veleños; niños con la cometa, la señora haciendo encaje de bolillos… todo adornado con nuestros paisajes y algunos de los edificios más notables de nuestra ciudad. La gran obra de Evaristo Guerra en el Cerro de Vélez-Málaga.

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí