Connect with us

Política

Un pecador en el cielo

Publicado

el

Subía solo por calle Larios cuando ya caía la última hora de la tarde. Parecía tranquilo, pero a cada paso le paraba un matrimonio chino para hacerse una foto. En todas asentía, sonreía. Yo no quise pararlo. No le importuné más y continué mi camino, en la otra dirección. Jamás me imaginé que ese día, hace menos de un año, sería la última vez que vería a Chiquito de la Calzada. Unos pasos más adelante pasé por el Chinitas, y muy seguramente, tampoco se lo esperaría. Mi infancia no sería la misma sin escuchar las carcajadas de mi padre, de mi madre, de mis tías y, sobre todo, de mi hermano. Repetía sus chistes una y otra vez. “¡Jarrl! Fistro, ¿te da cuen?”, mientras intentaba imitar sus movimientos sin éxito. Esos movimientos y gestos que solo él con su figura y su gracia podía hacer. Pero no sólo mi hermano lo imitaba, sino que Chiquito consiguió que incluyéramos en nuestro vocabulario y conversación sus míticas expresiones, a veces impronunciables. Aún así, el debut del humorista en televisión fue demasiado tardío. Tenía 64 años cuando aparecía por primera vez en ‘Genio y figura’ durante un verano de 1994, en Antena 3. Fue tarde, muy tarde. Deberíamos haber tenido Chiquito para rato. En las hemerotecas, al menos, nos ha dejado un legado auténticamente maravilloso. Yo no me imagino crecer sin Chiquito y me da pena aquellos que ya no puedan hacerlo. Llegarán humoristas. Ya los hay, de hecho. Y muy buenos. Pero no, no estará Chiquito, y esa autenticidad y originalidad no habrá quien la iguale. Telecinco guarda en su hemeroteca una joya televisiva que se queda consigo un programa que vuelca su corazón en cada personaje, y así lo demostró ‘Mi casa es la tuya’ con un Chiquito más auténtico que nunca. Fue su última aparición en televisión. Lo hizo de la mano de Bertín Osborne y Paz Padilla, los mismos que le acompañaron en aquel mítico ‘Genio y figura’ la primera vez. Casi nada. Por regalarnos lo más bello que hay en la vida: la sonrisa. Te lo debía, con cariño: ¡Hasta luego Lucas!

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí