Connect with us

Espiritualidad

Nuevo centro de formación y guías espirituales

Publicado

el

Hola, queridos amigos y amigas. Antes de empezar con el artículo de este mes quiero anunciaros que empiezo otra nueva etapa para ayudaros en este camino espiritual que todos tenemos. Esa sensibilidad, intuición que tenéis o que podéis empezar a abrir comenzará a fluir. Es verdad que mi don no se puede dar ni transmitir, peri mi sabiduría de estos años de experiencia la pongo a vuestra disposición ahora, porque, al fin y al cabo, es otra manera de ayudar a todo aquel que esté dispuesto a aprender. Estoy dispuesta a abrir vuestro corazón, sin competencias y con humildad, porque siempre es para bien de todos. Con todo mi cariño os ofrezco mis cursos y talleres en el Centro de Formación Espiritual ‘Nora’, que os posibilitará aprender; crecer interiormente y formaros en oráculos; tarot espiritual para principales y profesionales; talleres sobre nuestros maravillosos ángeles; cursos de sanación angélica; y muchas cositas más. Los grupos serán reducidos, y así, con todo mi cariño e ilusión, empiezo otra faceta para ayudaros en vuestro desarrollo espiritual. Al margen de ese anuncio, este mes quiero hablaros de los guías espirituales, que pueden ser ángeles o maestros ascendidos. Podemos comunicarnos son ellos cuando necesitemos ayuda, incluso a través de la escritura. En lugar de pronunciar verbalmente los mensajes o peticiones que queremos transmitir, podemos escribir en un papel lo que deseamos solicitar a nuestros ángeles y guías o maestros espirituales. Nuestras manos son una conexión directa con nuestros corazones, el sitio perfecto donde ángeles y guías nos hablan. Cuando nos preparemos para establecer contacto con nuestros guías, es mejor elegir una hora en la que estemos relajados y nadie nos pueda interrumpir. Escribimos cariñosamente con el corazón y, siempre con humildad, preguntarles o informarles de las situaciones que estamos viviendo. Una opción es no decírselo a nadie; guardarnos esa comunicación para nosotros y nuestros guías. Estamos relajados y respiramos hondo, y a partir de ahí imaginamos a nuestro ángel sentido frente a nosotros escuchando todo lo que estamos plasmando en esa hoja: es como si le apuntáramos un encargo para que no se le olvide. Pedimos siempre protección antes de empezar, y no podemos estar negativos. Limpiamos nuestra energía para que esté pura y en contacto con el mundo espiritual. Quizá te preguntes cómo nos van a contestar. Bien, hay varias opciones. Y es que las respuestas o ayudas a nuestras peticiones, siempre que estén en sintonía con el universo y sin hacer daño a nadie, nos llegarán a través de personas o señales muy pronto en el tiempo. Por ejemplo, si estamos pidiendo ayuda para conseguir un trabajo, seguro que tardaremos muy poco tiempo en que alguien nos ofrezca una entrevista. No será casualidad, sino que se trata de la respuesta a la petición realizada al mundo espiritual, siempre con respeto y dando las gracias. Esa carta u hoja la puedes quemar para que se eleve pronto. O también guardarla con mucho cariño en una cajita que te guste o te llene de energía. Así iremos comprobando cómo nuestros guías han escuchado nuestra petición y nos la resuelven con amor.
No tengamos miedo; si no nos contestan rápido es que no es el momento adecuado: el tiempo en energía no existe, y ellos preparan el momento más idóneo para nuestro bien. Recuerda siempre que somos especiales para nuestro ángel de la guarda, que podemos abrir nuestro corazón para que nuestra vibración llegue a las más altas esferas. Siempre intentarán ayudarnos en todo lo posible. Un saludo de vuestra amiga Nora, médium espiritual.

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí