Connect with us

Espiritualidad

San Miguel y su protección

Publicado

el

Este mes, vamos hablar de la protección, y el arcángel más importante en este sentido es nuestro amigo San Miguel. Desde los más remotos tiempos existe el llamado mal de ojo o negatividad, la envidia, el corte de caminos o las brujerías. Pero también contamos con nuestra luz espiritual y ángeles y arcángeles de luz preparados para ayudarnos cuando más lo necesitamos. Es decir, para su protección antes de que nos llegue esa negatividad. Cuando me preguntan en consulta que no entienden por qué reciben este tipo de negatividad hacia ellos cuando no han hecho nada a nadie, o por qué su camino lo han cortado, contesto que la negatividad existe siempre; no podemos saber dónde, o quién nos mira mal, ya sea por envidia, celos o trabajos de mal, pero que nuestra misión es ir siempre protegidos, porque las personas así no quieren lo que tú tienes, si no que desean que tú no lo tengas en asuntos como el amor o las propiedades. En mi consulta tengo unas pulseras rojas con las oraciones de este maravilloso arcángel para que nos proteja. También podemos ponernos su medalla o simplemente llevar su estampa, pero sobre todo hay que pedirle con el corazón y darle las gracias por adelantado. Una velita azul o roja es perfecta para hacer peticiones y darle las gracias. San Miguel, por excelencia, es el más fuerte y preparado para cubrirnos de todo mal, y cortar todo aquello que podamos estar sufriendo, como envidias, cortes de camino o brujería. Él, con su espada, cortará todo mal, y si nosotros le pedimos ayuda y protección, su color rojo de fuerza, y azul de protección, nos envolverá para que nada llegue a nosotros. El arcángel San Miguel pertenece a la categoría de los ángeles de protección. Su color de identidad es azul, y podemos pedirle protección contra peligros físicos, robos, accidentes, atracos, secuestros, etc. También ayuda y valor para superarnos a nosotros mismos; fortalecimiento de nuestra fe y voluntad y asimismo protección contra las fuerzas de la oscuridad y todo tipo de maldad. Es apoyo cuando nos sentimos solos, tristes o necesitamos apoyo espiritual. Entre sus dones cabe destacar la liberación de miedos y dudas sobre uno mismo, el fortalecimiento de la fe y la buena voluntad, y el perfeccionamiento del alma. La capacidad del Arcángel Miguel y sus ángeles de la protección aumenta cuando les invocamos diariamente. Miles de testimonios nos cuentan de las muchas gracias recibidas de los ángeles del rayo (o el fuego) azul. Miguel está equipado con coraza y espada; se le representa también con una lanza, aniquilando a Satanás. Estos son símbolos: la lanza es la fuerza de Dios, de la que se sirve el arcángel para abatir al demonio. La coraza es la humildad, en donde vienen a apagarse los dardos encendidos del infierno y la maldad; la espada de doble filo es la palabra de Dios, que confunde la mentira y disipa las dudas y el ego, de los que se sirve el orgullo de Lucifer para intentar imitar a Dios, confundir y perder las almas. Los ángeles de su orden están equipados como él con coraza y espada. Estos asisten a los mártires, a los que tienen que sufrir persecución por sus creencias religiosas. San Miguel les envía para ayudar al ángel de la guarda de todos los perseguidos por su fe. También nos sirve para protegernos en viajes. Así, visualice la presencia del Arcángel Miguel enfrente de su vehículo, a la izquierda, a la derecha, atrás, por encima y por debajo. Imagínese usted mismo llevando un casco y una coraza azul que impide que los peligros físicos alcancen su cuerpo o su mente. Mantenga esa imagen mental a lo largo de su viaje. La espada de luz azul puede ser invocada por cualquier persona para defenderse da las fuerzas de la oscuridad y de todo tipo de maldad. Corta cualquier atadura de índole espiritual, astral o de magia primitiva. Visualizar un muro de luz azul alrededor de nuestras casas o lugares de trabajo les protege de cualquier circunstancia causada por las fuerzas del mal. También se puede invocar y visualizar esta protección para otras personas. Cuando vamos por una carretera podemos visualizar la luz azul alrededor de nuestro vehículo y también de los otros autos, pidiendo protección contra accidentes. Nuestro llamado puede ser multiplicado a través de otras personas y poner a trabajar a millones de ángeles

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí