Connect with us

Tecnología

El primer móvil de tu hijo

Publicado

el

Siguiendo el hilo del anterior artículo, los niños cada vez acceden antes a su primer móvil. Aunque no estoy totalmente de acuerdo con la edad a la que un menor puede acceder a esta tecnología, sí es necesario tomar las medidas de seguridad adecuadas instalando un sistema de control parental. Según los últimos datos, el 20% de los niños de entre 9 y 10 años ya tiene su primer móvil y lo usa una media de 5 horas al día, indicando que los más pequeños cada vez acceden antes al teléfono móvil que, utilizado de forma correcta, puede ser una gran herramienta de entretenimiento entre los más pequeños, pero también abre la puerta a ciertos riesgos para el menor que no deben tomarse a la ligera. Cuando vemos la forma en la que un menor usa actualmente el móvil de sus padres, es fácil tener la sensación de que los niños saben usar el smartphone perfectamente, incluso mejor que nosotros mismos. Pero no hay que olvidar nunca que, al fin y al cabo, son niños y que por mucho que sepan cómo funcionan las apps en el smartphone, todavía carecen de las habilidades sociales y la madurez personal necesarias para enfrentarse a los peligros que pueden encontrarse en Internet y pueden ser fácilmente influenciables por ciberdelincuentes o acosadores de todo tipo. Por ello, además de sentarnos con calma y explicarle los riesgos y ventajas de la navegación por Internet, una de las primeras cosas que deberíamos instalar en su dispositivo, es un software de control parental. Es importante que exista consenso entre padres e hijos, ya que el menor debe comprender que el control parental es una medida para su seguridad y no interpretarlo como un castigo. Por otra parte, un smartphone es una herramienta tan potente que permite estimular el interés de su usuario, cualquiera que este sea, y puede llegar a absorber toda la atención del niño hasta convertirse en una adicción que impediría el desarrollo de su actividad normal. Por ese motivo, una de las primeras preocupaciones de los padres a la hora de poner un smartphone en la mano de un menor es limitar los tiempos de uso del mismo para que este no interfiera en su tiempo de comida, estudio, de sueño, de juego o de actividades sociales con otros niños. Para dispositivos Android existen apps como la que ha desarrollado la empresa de seguridad informática ESET. Disponen de un limitador del tiempo de uso del dispositivo configurable para diferenciar los días de colegio de los fines de semana o festivos. Este sistema de límite de tiempo incorporado en control parental de ESET también permite añadir un tiempo extra si el adulto da su aprobación, lo cual permite a los padres tener una mayor flexibilidad. Por otro lado, a ningún padre se le pasaría por la cabeza facilitar a su hijo el acceso a contenido inapropiado, ni en forma de contenido web ni como aplicación o juego violento o de carácter sexual. No obstante, todos somos conscientes de que ese contenido está a solo un clic de distancia en Internet y, si no instalamos los sistemas de protección contra contenidos inadecuados en su smartphone nuestros hijos podrían acceder a él, aunque no quieran. Una vez más, las aplicaciones de control parental permiten a los padres configurar filtros de navegación para evitar que en el smartphone de nuestro hijo se muestre contenido sexual, violento o no apto para su edad, al tiempo que permiten el libre acceso a las webs con contenido apropiado que ellos quieran visitar. Asimismo, las apps de control parental permiten configurar qué aplicaciones o juegos pueden ejecutarse en el dispositivo, y evitar así la ejecución de juegos y aplicaciones que no sean aptas para la edad del menor o que pudieran ser potencialmente peligrosas. Todas estas configuraciones se muestran de forma sencilla, de modo que sólo tendremos que elegir las distintas categorías de contenido para bloquearlo, y hacer lo propio con las apps que queremos bloquear. En otro orden de cosas, no hay mayor tranquilidad que la de saber que nuestros hijos están a salvo en casa, en la escuela o realizando sus actividades extraescolares con total normalidad.
Las apps de control parental también nos ofrecen la tranquilidad de conocer en todo momento la localización del móvil de nuestros hijos, ya que integran un sistema de rastreo que permite posicionarlos en un mapa. De ese modo, sabremos si nuestro hijo ha acudido a clase, si realmente está en casa de un amigo o está de vuelta a casa. Y terminamos con la seguridad en el smartphone, pero también en casa. El control parental es una herramienta de seguridad y protección para nuestros hijos que no sólo se limita al ámbito de los dispositivos móviles. También es recomendable instalar un sistema de control parental en los ordenadores o tabletas que utilizan en casa, para que la protección en la navegación y el acceso a los contenidos se extiendan a cualquier dispositivo electrónico con conexión a Internet.

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí