Connect with us

Tecnología

Pequeños consejos para pequeñas (pero grandes) empresas

Publicado

el

¿Qué necesitamos para crecer como empresa o autónomo? ¿Conocemos a nuestros clientes? ¿Dónde podemos hacer publicidad? ¿Son importantes las nuevas tecnologías? ¿Y las imágenes? ¿Mejor promocionarnos solos o acompañados? Vamos con seis pequeños consejos para pequeñas (pero grandes) empresas que seguro nos van a ayudar. Primero, conozcamos a nuestros clientes. Conocer a nuestros clientes o posibles clientes hará que sea más fácil posicionar nuestra empresa y conocer mejor nuestros objetivos. No somos una empresa gigante como Coca Cola; nosotros conocemos al 80% de nuestros clientes, sabemos sus nombres y un poquito de su vida. El trato personalizado es único y exclusivo de las pequeñas empresas, dotándolas de la humanidad, muy apreciado por los clientes. Cultivemos esta cualidad, cuidémosla y tengámosla por mantra. Invirtamos en publicidad impresa. Hoy en día nos movemos en una era digitalizada, pero la publicidad impresa no ha muerto: flyers, pegatinas, trípticos (¡esta revista!)… Tenemos varios puntos a favor, como que no es caro en relación a su efectividad. No tengamos miedo de acercarnos a tiendas, negocios y restaurantes para preguntar por la posibilidad de dejar nuestros servicios en un lugar visible, además del conocido buzoneo (cuidado con dejar publicidad en los coches; Vélez-Málaga tiene una ordenanza que lo prohíbe y multará a la empresa anunciadora). La publicidad escrita nos ayuda a dejar constancia de nuestra empresa, ofertas y precios de una manera “permanente” en la vida de nuestros clientes. Pero siempre vamos a hacerlo de frente: “El consumidor no es idiota, es tu mujer”. Esta mítica frase de Ogilvy, conocido como uno de los padres de la publicidad, significa que siempre se debe respetar la inteligencia del comprador. Nuestros clientes nos conocen, y si les mentimos lo sabrán sin ningún problema. Por otro lado, vamos a utilizar la tecnología. Es importante estar presente en las redes sociales, pero no sólo basta con tener presencia. No es bueno tener una red social, como Facebook, Twitter o Instagram pero no publicar, publicar una vez al mes o no responder los comentarios o dudas de los clientes. Ante esto, es preferible no disponer de una red social, ya que de esta manera estamos diciendo que no prestamos atención a los detalles, que no cuidamos nuestra empresa, y si nosotros no confiamos en nuestra empresa ¿por qué deberían hacerlo nuestros clientes? Otro punto más: asociarnos.
Vamos a crear alianzas con otra u otras empresas complementarias. Una buena táctica para mejorar nuestro servicio o promocionarlo es unirnos a otra u otras empresas, de la manera que sea, pero para que ambos salgamos beneficiados. Ya sea por el clásico “compartir los gastos de publicidad” como creando promociones cruzadas. Podemos crear divertidas promociones, incluso si tenemos buena relación con nuestros “vecinos”, podemos establecer un cupón Yincana, que el cliente deberá rellenar para conseguir el regalo final. De esta manera conseguiremos salir fuera de área de confort en cuanto a clientes potenciales se refiere, y atraer a un nuevo número de clientes hasta ahora desconocidos a nuestro negocio. La imaginación no tiene límites y la unión hace la fuerza. Vamos también a darle prioridad a las imágenes. Como dice la expresión, una imagen vale más que mil palabras. Pues al igual ocurre en publicidad. Un anuncio publicitario acompañado o compuesto por unas buenas y potentes imágenes que apoyen o resalten nuestro mensaje, siempre será más llamativo y/o atractivo, llamará más la atención y mayor efecto tendrá en los consumidores. Como dato, según estudios de percepción, lo que más llama la atención en lo que a la publicidad se refiere son imágenes con mensajes positivos y que estén conformadas por fotografías antes que por dibujos, siempre y cuando el medio no este saturado. En un espacio plagado de imágenes, resaltará lo contrario y viceversa. Por último, consistencia, constancia y coherencia. Nunca dejemos de prestar atención a la publicidad de nuestra empresa, ya que nos ayudará a plantarnos en el mercado y volvernos verdaderos dueños de una marca digna de recordar. Si lo hacemos bien desde un principio, pero una vez hayamos alcanzado nuestros primeros objetivos dejamos de trabajar en ello y esforzarnos, nuestros clientes perderán las expectativas y nunca podremos crear cimientos lo suficientemente sólidos. No olvidemos ser coherentes en nuestras campañas, manteniendo una relación limpia entre cliente y producto, sin dar mensajes falsos ni confusos. Confundir o intentar manipular una promoción haciéndola pasar por lo que no es puede ser muy contraproducente y podemos perder a una serie de clientes. Tampoco nos olvidemos del boca a boca, la publicidad más antigua y tradicional de la historia y a su vez la más efectiva, ya sea para bien o para mal.

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí