Connect with us

Mindfulness

Creando tu hueco

Publicado

el

Recuerdo, cuando hace más de 20 años que accedí al Mercado Laboral, no había tantas posibilidades de realizar prácticas en empresa. En esa época la gente de nuestra generación nos gastábamos un dineral en sobres, papel “verjurado” y sellos, para mandar decenas de CV junto con sus correspondientes cartas de presentación para tener la oportunidad de, al menos, recibir una llamada de alguna empresa o, cuando menos, recibir una carta de respuesta con el esperanzador mensaje de que tendrán en cuenta tu candidatura para futuros procesos de selección. Ni que decir tiene que crear una base de datos de empresas era una tarea ardua, con un internet incipiente, tirábamos de listines telefónicos y ofertas en prensa para obtener la dirección postal de las mismas, aparte de las vueltas por la ciudad (en mi caso, por entonces vivía en Madrid), o tirando de algún que otro contacto. Poco a poco algunas instituciones empezaron a editar directorios de empresas que ofrecían empleo, clasificadas por sectores, lo que facilitaba mucho el trabajo y, por otro lado, empezó a florecer el formato “Foros de Empleo”, que te permitía hacerte visible a los reclutadores que te atendían amablemente en los “stand”.
Por entonces, los centros de formación y universidades empezaban a crear las bolsas de prácticas en empresas pero éstas no llegaban a todos los alumnos, además, muchos desconocían la existencia de las mismas. Todo esto, afortunadamente, ha evolucionado mucho. No obstante me gustaría destacar varios aspectos a tener en cuenta para aquellos que consigan prácticas en empresa, bien por Universidad, Instituto u otra entidad académica, pues éstas constituyen una gran oportunidad de aprender, adquirir experiencia e iniciar tu trayectoria profesional. Ahí van:

1. Olvídate del dinero que te paguen, si es que te pagan algo. El objetivo de las prácticas no es ganar dinero, es crearte tu hueco en el Mercado Laboral, es aprender, es demostrarte a ti mismo que vales para trabajar. Céntrate por tanto en aprender, ofrecerte y preguntar lo que no sabes.

2. Sé tú mismo, no tengas miedo a equivocarte, no tengas miedo a que te den la oportunidad de darte responsabilidades para las que sientes que no estás preparado, nunca lo estarás si no afrontas estas situaciones. Acepta esa “incomodidad” como el único camino para progresar, equivocarte es lo más natural del mundo, sobre todo al principio.

3. Olvídate de las posibilidades de contratación tras las prácticas, tu objetivo no es que te contraten, pues no depende de ti que puedan ampliar plantilla a corto plazo. Lo que sí depende de ti es que cuando necesiten a alguien en un futuro, se acuerden de ti.

4. Nunca acudas a tu tutor de prácticas con problemas, acude a él con alternativas de soluciones a esos problemas. Lo normal es que no se enfaden contigo por hacer algo mal, si no por no hacerlo.

5. Pregunta, pregunta todo lo que necesites que te aclaren, no tengas miedo. Piensa que todos empezaron a trabajar por primera vez algún día, y les hubiera gustado que alguien les hubiera resuelto las dudas.

6. En esos momentos en los que no tienes nada que hacer, piensa en trabajos o tareas en las que puedas aportar valor, mejorar alguna presentación, crear un procedimiento, optimizar una tabla de Excel, crear una Base de Datos, elaborar un nuevo informe que aporte indicadores valiosos para toma de decisiones, investigar qué hace la competencia, etc. Trata de que tu trabajo se proyecte incluso cuando hayas terminado las prácticas y ya no estés allí. Deja huella.

7. Si no has tenido la suerte de que te contraten, continúa contactando con ellos de manera periódica, puede que en un futuro te necesiten, o conozcan a alguien que puedan necesitar un perfil como el tuyo. Ten visión a futuro.

8. Empieza a crear tu red de contactos, los profesionales que trabajan en esa empresa conocen a otros profesionales en otras empresas, siempre pueden hablarles de ti.

9. Pregunta en qué puedes mejorar, pregunta hacia dónde puedes seguir progresando en tu formación, pregunta por las posibilidades y tendencias de mercado, o del sector en donde estés, a futuro. Ellos suelen tener información valiosa y sabrán orientarte.

10. Pide referencias antes de tu marcha, las necesitarás para el futuro, nunca se sabe dónde te las podrán pedir.

En definitiva, mantén siempre una visión a largo plazo, no de obceques en que te contraten, pues dejarás de lado lo importante, que es el trabajo diario, el demostrarte día a día lo que vales y a lo que puedes llegar. Si tienes ese enfoque, los demás lo percibirán.

Sigue leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El tamaño máximo de subida de archivos: 256 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí